¡COMPARTE TU HISTORIA TURÍSTICA ESCRITA EN NUESTRO LIBRO DE EXPERIENCIAS!

Escribe una Nueva Entrada

 
 
 
 
Los campos con * son Obligatorios.
1 entry.
Lissette Latín Lissette Latín de VALDIVIA wrote on 13 marzo, 2018 at 1:16:
Nuestro hijo tiene 3 años y medio, nació con una condición neurológica llamada Polimicrogiria, esto implicó una parálisis cerebral IV, la sobreprotección es normal en papás primerizos, todo nos aterrorizaba, pero ya era tiempo de salir de Vacaciones, todos lo teníamos merecido. ¡Lo primero era definir el destino, tenía que ser dentro de Chile, por cualquier cosa...jejeje, después un lugar que no conociéramos pero que no fuera tan lejos de Santiago, un buen amigo nos empezó a contar de Valdivia y nos empezamos a entusiasmar, hasta que nos decidimos!. ¡Lo primero fue el vuelo, jamás habíamos volado con Mati, nuestro hijo, cumplimos todos los protocolos de Latam, y fue increíble no hubo ningún problema con su coche que no es muy plegable y sólo se separa en 2 partes grandes (Es un todo terreno ), Mati se portó mejor que nosotros en el vuelo, cero nervios!. Llegamos a un departamento en un primer piso en Isla Teja, nos preocupamos de arrendar algo que nos diera la comodidad y privacidad de una casa. El primer día en Valdivia fuimos al Parque Saval, su acceso no tiene ninguna complicación, había una gran feria de artesanía local y extranjera, el Parque en si tiene dos grandes lagunas con flores de Loto, con varios miradores para acceder, dimos la vuelta completa a las lagunas, no es un camino tan bueno, ya que es de tierra, pero con el coche de Mati, no hubo problema. El segundo día visitamos el Parque urbano el Bosque, una tremenda experiencia, pues tiene acceso universal, una maravilla. El tercer día recorrimos la ciudad, Valdivia no tiene aún una urbanización accesible, pero se puede transitar, recorrimos sin problemas la feria fluvial y la costanera, el mercado municipal fue más problemático ya que es de 3 pisos, sin ascensores ni rampas, tuvimos que levantar el coche para recorrerlo, esperemos que pronto puedan hacerlo más accesible. Después recorrimos la plaza y lugares típicos de la ciudad. El cuarto día Mati se había portado tan bien que dijimos vamos con todo hoy, en la mañana fuimos al jardín botánico, los senderos son de tierra, pero muy parejos y compactos, ningún problema para el coche, es un precioso recorrido para conocer más de la vegetación de Valdivia, después de eso nos fuimos a la Costanera para dar un paseo en lancha, qué miedo!!!! ¡Hay que destacar la amabilidad de la gente del sur, para bajar a la lancha no había ningún acceso, pero entre varias personas bajaron el coche lo acomodaron y vamos saliendo al río!!!! Mati impactado con la experiencia, estaba feliz!. Volvimos a descansar al departamento un rato y partimos a Niebla un balneario a 20 minutos de Valdivia, ahí se puede cruzar con el auto en transbordador a Corral, ahí conocimos sus fuertes y recorrimos el pueblo para luego volver en transbordador a Valdivia. ¡El día siguiente volvimos a Santiago, llenos de alegría y planeando el próximo destino!.

SUBIR